El Camino No Elegido

El paseo por el Parque de los Pueblos de Europa en Guernica

Posted in Ajeno, Camino del Norte by María Camín on agosto 1, 2010

.

Atravesando el arco de medio punto que une el Antiguo Hospital con el Convento  de Santa Clara, la calleja me conduce a la entrada del Parque de los Pueblos de Europa. Todos los parques –desde entonces- son islas de belleza; para Teresa, en ‘La insoportable levedad del ser’, del nacionalizado como francés Milán Kundera pero de origen checo, el pequeño parquecillo urbano, a la salida de su trabajo como camarera, constituía su respiro cotidiano.

.

<<Enfrente había un parquecillo ralo, el pobre parquecillo de una pequeña y sucia ciudad, que siempre había representado para ella una pequeña isla de belleza: había un trozo de césped, cuatro chopos, algunos bancos, un sauce llorón y una mata de forysthia.

Estaba sentado en un banco amarillo desde el cual se veía la entrada del restaurante. ¡Precisamente en aquel banco había estado sentada ayer con un libro en el regazo! En aquel momento supo (los pájaros de la casualidad volaban hacia sus hombros) que aquel hombre desconocido le estaba predestinado. La llamó, la invitó a que se sentase junto a él. (Los marinos de su alma salieron corriendo a la cubierta del cuerpo.) Luego lo acompañó a la estación y, al despedirse él, le dio su tarjeta con su número de teléfono: ‘Si alguna vez viene por casualidad a …’>>

– MILÁN KUNDERA –

.

En la zona sur, que es por donde comenzamos este paseo, el estanque colonizado por patos y en el que unos padres vigilan con mirada atenta a sus pequeños, que reclaman la atención de las aves. Lirios amarillos y espadañas alegran el paso por puentecillos verdes  de inspiración zen, y que recuerdan a los pintados por Monet,  sobre el tapitazado de charcas. El alma de Teresa me acompaña y se muestra de acuerdo conmigo en que el conjunto resulta encantador.

.

En la zona este robles, hayas, encinas y vegetación de ribera, especies representativas de los cuatro ecosistemas del bosque atlántico de Euskadi. Si miro el plano que me habían facilitado, y esto lo hago ahora y no en aquel momento, descubro que debería haberme encontrado con los bustos de Humboldt, un naturalista y explorador prusiano del siglo XIX, que es considerado como  el Padre de la Geografía Moderna Universal pero cuyo conocimiento abarcaba diversas disciplinas, entre ellas la antropología, la etnografía, la astronomía, la climatología, la vulcanología, la botánica, la mineralogía y alguna ciencia más sin olvidar el humanismo. Y el de Gerhard Bärh,  hijo del siglo XX y que de padre germano fue nacido en Legazpi, convertido en vascólogo después de haber cursado estudios de lenguas clásicas en Alemania; publicó entre otras cosas un estudio sobre el verbo guipuzcoano y se mostró opositor en las etimologías a la figura de Sabino Arana.

.

.

En la zona norte, podemos observar que nos esperan las megaesculturas  de Henry Moore y de Eduardo Chillida. Existe la posibilidad de salvar este paso por uno de esos preciosos puentes. Pero yo alcanzo el final de  Allende Salazar Etorbidea y cruzo esa carretera, donde una extraña cruz y una fuente de piedra, al borde de los límites del Palacio Udetxea se fijan en nosotros. Este edificio es la sede oficial de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai.

.

.

Tagged with: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: