El Camino No Elegido

Del Palacio de la Alegría al Museo de la Paz en la Plaza de los Fueros en Gernika

Posted in Ajeno, Camino del Norte by María Camín on agosto 1, 2010

.

La salida oeste del Parque de los Pueblos de Europa nos sitúa frente a la iglesia parroquial de Santa María. El Palacio que dejamos atrás es el de la Alegría, en el que tiene su sede el Museo de Euskal Herria, museo etnográfico sobre la historia del País Vasco y al que pertenecen los jardines que dieron lugar en el año 1991 al  verde espacio público.

El Palacio de la Alegría fue reconstruido por completo a mediados del siglo XVIII y resultó ileso durante el bombardeo.

<<… sobre el antiguo solar, del que sólo se conserva una saetera y una ventana. Sigue las características propias del estilo barroco en el medio urbano: fachada con piedra de sillería, balconadas enrejadas, y escudo de la familia Allende Salazar>>.

La reconstrucción barroca sucede sobre una torre medieval y que  consta de tres plantas. En la planta baja, mediante maquetas –es lo que leo, no me detuve– podemos acceder a la historia del edificio, y a temáticas de cartografía histórica y arte prehistórico. En el primer piso, todo lo referido a la evolución histórica y al nacimiento de las sociedades mercantiles y culturales. En el segundo, todo aquello que engloba la cultura, desde las creencias y los mitos al deporte y al baile. Con soportes de implantación informática, audio-visuales y multimedia. Por último, en el ático se ofrecen exposiciones que son de carácter temporal y varían en función de dar muestras de una Euskal Herria viva.

Descendemos por unas escaleras, recorrido urbano por el casco histórico que sigue el Camino, y en seguida, hojas de roble emblemático adheridas al suelo, visualizamos el estandarte del Museo de la Paz, que resume la historia de Gernika, y donde exposiciones sobre Democracia, Fueros, Libertad, y lo que esto simboliza para el ser humano contemporáneo a nivel mundial: Derechos Humanos, paz, nos darían la bienvenida. Hemos llegado a la Plaza de Los Fueros donde el ayuntamiento, la Casa de la Cultura y Don Tello, obra escultórica del gernikarra Agustín Herranz, es figura central. Aunque tomo fotografías mi estado es de emergencia y corro desencajada hacia el primer bar que veo. Cuando logro abandonar el baño, sin mejorarme lo bastante, sudo y me miro pálida en el espejo, la dueña muy amable me ha estado esperando para informarme  de que sintiéndolo mucho es la hora de cierre y la cafetera hace rato que la ha apagado. Entro en el más inmediato, que es el Bar Endika y que atienden dos chicos encantadores. Me siento en una mesa y el té con limón ayuda a recobrar el bienestar y el ánimo. ¡Enfermarme y dar que hacer se me antoja una pesadilla! Termino por hacer una llamada y relajarme. El mal rato ha trascendido.

.

.

Tagged with: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: