El Camino No Elegido

La crema SANJUANERA, un bálsamo de Fierabrás, a la venta en el bar Zarrabenta de Mendata en Vizcaya

Posted in Camino del Norte, Medicinal by María Camín on julio 19, 2010

.

El bar Zarrabenta, en euskera, para nosotros venta vieja, en Mendata al final de esa subida.

<<… el camino que nos llevará hasta el barrio Berriondo en Mendata. Seguimos el camino vecinal paralelo al río Golako hasta la carretera de acceso al barrio de Zarra para dejarla poco después y tomar un sendero que nos llevará al caserío Goriño. Al llegar al camino asfaltado que pasa junto al caserío giramos a la derecha para bajar al barrio de Zarra>>.

Gobierno de Euskadi

.

Eran cerca de las doce y media y me adelante sólo en pocos minutos a los peregrinos que nos seguían. Me fijé en un collie precioso que por allí andaba.

Tras la barra ella, una vasca muy atractiva, que no conoce a Cortázar ni su Rayuela porque sólo lee libros escritos en su lengua materna. Había un chico también, fumando, éste se notaba a la legua que bebía los vientos por ella. Yo esperaba por el café, la joven acababa de abrir y a la cafetera le faltaban minutos para calentarse, los peregrinos se conformaron con un refresco. Tenían un interés, que me pareció inusitado por visitar el albergue privado; sin embargo no comprendían que yo lo hubiera sentido por conocer el mecanismo del reloj de la ermita de Santa Ana en Pasai Donibane. Xatur les había hablado de esto a ellos, que también habían pernoctado en él. Sin embargo yo refugios he conocido muchos pero las tripas de un reloj de campanario sólo esa vez. No me sentía cómoda con ellos y con paciencia esperaba a que se fueran para poder relajarme. Me gustó la gente del lugar que me encontré allí, poco estirada. De estos tres, Marta pensaba continuar caminando en soledad hasta Santander. Tanto María como su amigo abandonaban en Bilbao.

Me llaman la atención unos frasquitos que llevan escrito la palabra Ukendua. ¿Para qué sirve? La joven vasca me dijo que era crema sanjuanera y que para curar todo tipo de heridas, con base de cera de abejas, cicatrizante. Como yo tenía una grieta dolorosísima en el pulgar y que me torturaba desde hacía días me proveí de ella. Diez euros me pareció poca cosa por probar lo que se me describía como milagroso. Puedo jurar que la herida se cerró después de aplicar la crema por tres veces, y que hace un mes la utilicé de nuevo, en una llaga muy fea que tuve en una zona muy delicada, y el proceso de curación fue el mismo.

Tagged with: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: