El Camino No Elegido

De la odisea y de la villa de Gerrikaitz a Munitibar

Posted in Ajeno, Camino del Norte, de la memoria by María Camín on julio 18, 2010

He de confesar algo vergonzoso, en un cercado con alambre de espino, de los varios que tuvimos que atravesar, en la peor parte de ese desesperado pasaje, no fuimos, ambas, capaces a salvarlo sin echarlo abajo. Me sentí levemente mal en aquel momento pero lo di por olvidado hasta ahora. Sin recapitulación no hay Conciencia y sin Conciencia no puede haber enmienda. ¿Se levanta el cercado por ello? No, eso siempre lo hace otro, el perjudicado pero tal vez uno a si mismo pueda.

.

.

Ulises es uno que ha combatido en aquella heroica guerra que se prolonga por diez años y que fue el sitio de Troya. Ahora regresa a Ítaca, todavía sigue regresando, a su esposa que le ha permanecido fiel y cuyos pretendientes comienzan a disputársela por un motivo que nosotros aún desconocemos, y ese es el odio del dios de los mares, Poseidón. Ulises fue el cabecilla que comandaba las fauces del táctico caballo de madera, una leyenda. Un estratega, un hombre astuto, quizá el que más. Poseidón está iracundo con él por la profanación de su templo en la sagrada y saqueada ciudadela pero llegará a estarlo en mayor medida porque es Ulises quien deja ciego a su hijo, el cíclope Polifemo y, peor aún, quien se ufana de ello. Ulises llamado Odiseo en la lengua materna que dio a luz el poema homérico, y por tanto una odisea, desde entonces, es aquello que supone tener que vencer grandes y severas dificultades para alcanzar nuestro Destino Anhelado de la Dulce Patria. Y no es sino en el canto IX donde por boca del protagonista vamos a conocer sus desventuras: <<Itaca se recuesta con poca altura sobre el mar, en su parte más alta / hacia poniente, quedando las otras islas más apartadas, hacia levante / Es tierra abrupta..//>>

Y digo bien desventuras porque Kavafis nunca comprendió lo agudo del dolor del deseo, como quien no lo vive en carne propia, porque la historia comienza por alguna parte que no es en ningún caso el principio. Y eso sucede con todas las personas a las que conocemos y que no nos vieron nacer. Y en eso, yo soy distinta para usted, porque casi puedo jurarle que nací aquella noche que sucedió entre sus brazos. He sido Calipso y le he tenido retenido estos cuatro años a mi manera pero la mujer que yo fui nunca ha sido otra que la Penélope que tanto le echa de menos y sólo espera que regrese. Pero también para los que nos vieron nacer comenzamos a ser pronto nuestro propio misterio.

.

.

Avanzamos por la antigua villa de Gerrikaitz sin detenernos, la iglesia acapara mi atención, ésta de estilo neoclásico, no recoge su historia y fundación la revista informativa emitida por el gobierno del País Vasco, lo que la rodea es su caserío, íbamos esperanzadas por dar un café abierto. Yo en el Irurok consumí el zumo pero del bizcocho sólo unas migajas.

<<Cuenta también esta villa con torres importantes como las de Jauregi, Bengolea, Goikolea y Munitibar. Munitibar – Arbatzegi. Gerrikaitz, es el municipio formado por dos núcleos de población unidos por un puente renacentista del siglo XVI… La ermita de Santiago con una interesante imagen del titular y la de Santa Lucía, de donde según la leyenda, el águila cogió la calavera para dejarla en Zenarruza. En el núcleo de Arbatzegi destaca la iglesia de San Vicente de estilo neoclásico, levantada en 1851 sobre otra anterior y con portada del siglo XVII>>.

Le pedí a la peregrina que continuase hacia adelante mientras exploraba la posibilidad de dar con ese bar abierto en Munitibar. Ahí me tropecé con un nuevo grupo y le gasté una broma a uno de los peregrinos, un tipo muy guapo: <<No me digas que lo eres porque no te creo>>. Él único de todos nosotros que, en realidad, prometía llegar a Santiago. Voceé para que Carmen se diera la vuelta, un paisano nos había indicado un lugar. Ésta ya había avanzado bastante pero aún se la divisaba y se giró reuniéndose con nosotros.

Tagged with: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: