El Camino No Elegido

La segunda cena en el Irurok de Ziortza: para chuparse los dedos

Posted in Camino de la Costa, Camino del Norte, Gastronomía by María Camín on julio 15, 2010

.

Iñaki estaba esperando por mí y me hizo pasar al comedor pero antes alguien me detuvo agarrándome del brazo, era uno de los catalanes, aquí sonriente, que había conocido en el Irurok de Markina y de los que Iñaki había ido en busca. ¿Quieres tomarte algo con nosotros? -me dijo. Iñaki nos ha dicho que tienes un blog. Nos tienes que dar la dirección -añadió. Claro pero luego -contesté-. Ahora voy a pasar a cenar.

.

En el comedor estaba sonando Chris de Burg, <<The lady in red>>, aquella mítica canción de los 17 años. En eso coincidimos Iñaki y yo. Dijo que era una de sus preferidas. Me acerqué un instante a la mesa de los peregrinos con los que había hablado en la plaza de Markina; para disculparme, por haberles informado mal. Aquel tramo, que yo desconocía en parte, no era moco de pavo. Les expliqué que mi percepción estaba distorsionada por la forma en la que yo lo había cubierto la tarde anterior. Imagino que lo comprendieron, dormían en en el refugio de Zenarruza pero había bajado a cenar; así que es probable que, después de todo, alguna guía esté equivocada. No hice amago alguno de compartir mesa con ellos. Iñaki dijo que le encantaría cenar conmigo pero tenía que servir las mesas. Se sirvió una copa de vino que de vez en cuando se acercaba a disfrutar conmigo. Luis Cañas, cosecha del 2007. ¿Qué te apetece que te sirva? -me preguntó. Dije que lo que él quisiera, que me dejaba guiar por él. Fue un marmitako de bacalao que estaba de muerte, y eso que el pescado no es santo de mi devoción. Luego un lomo que se deshacía en la boca, delicioso. Y el postre un dulce placer de dioses: charlota de chocolate y profiteroles rellenos de crema, y todo ello cubierto por una salsa de fresas. Cena opípara como pocas que una haya disfrutado. Vamos, que si eso era uno de sus menús peregrinos, pagar por ello quince euros es casi un regalo.

.

.

Detrás de mí había dos jóvenes, que mucha broma y lo que tú quieras, supongo que por el asunto de las fotografías pero cuando me levanté, y aparte de prestarme a retratarlos, les pregunté, como si fuera una policía, los nombres, se les puso cara de funeral rápido. ¿Sabe lo que me pregunto ahora? Como sería una cena con usted pero después de una tarde de intenso amor.

.

Tagged with: ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. María Camín said, on julio 15, 2010 at 11:22 pm


    La salida de Guipuzcoa y la entrada en Vizcaya o de Deba a Zenarruza


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: