El Camino No Elegido

De Iruzubieta, pasando por la pérdida y Bolibar, al Irurok en Ziortza

Posted in Camino de la Costa, Camino del Norte by María Camín on julio 15, 2010

.

He partido de Iruzubieta a las siete menos veinte, primero iba encandilada, algunos caseríos, eso era el barrio de Altzaga, vi vacas pastando y unos frutales en flor en un prado verde que eran pura magia;  luego, creo que  no dejé de mirar al ganado en todo aquel rodeo y, por primera vez en este camino, voy a perderme; he comenzado a subir un monte de pinos, he andado en cuesta durante quince minutos, la tarde derivó en turba de tormenta, caían gotas, al no encontrar señales me di cuenta de que sólo podía regresar sobre mis pasos hasta el cercado donde las vacas eran la última referencia de las flechas, y rezar porque sólo hubiera sido un despiste, inquieta, en esta ocasión, porque la noche podía venirse encima, y ahí si que no contaba con el frontal. Es verdad eso de que sólo se acuerda uno de Santa Bárbara cuando truena.

He necesitado abanicarme con las manos, los chinos no se atrevían a hacer tal cosa porque de este modo creían que se atraía la presencia de malos espíritus.

<< Entre los taoístas el abanico parece estar en relación con el pájaro, como instrumento de liberación de la forma, como símbolo del vuelo hacia el país de los inmortales>>

– Jean Chevalier –

Ha estado apunto de darme una lipotimia. A pesar del bochorno tuve que recurrir al anorak porque  eran goterones lo que  empapaba la tierra y tenía que proteger la mochila con los teléfonos y el cuaderno. Cuando me he normalizado, un claro en el bosque me ha alegrado el alma. Las sensaciones que genera el estado pánico son pésimas compañeras de camino. Curiosamente el lugar, descubro, se llama las campas de la alegría.

Después de un descenso por carretera había que cruzar la general,  la que habíamos andado Emilio y yo la tarde anterior, luego un pequeño puente.

.

.

He dado con un busto del Libertador en un jardín, sobre una columna, éste cimentado  a una peana de piedra. Me he acercado a leer lo que se decía: <<El pueblo y gobierno democrático de Venezuela, durante la presidencia de Carlos Andrés Pérez, a la generosa y noble Puebla de Bolivar, tierra de los ancestros de Simón Bolívar y padre de la patria. 19 de octubre de 1959>>.

Había una curiosa rueda pétrea a su lado. Luego te enteras de que además de esta donación el gobierno venezolano sufragó la construcción de las escuelas públicas y de un frontón en agradecimiento al pueblo y al linaje del que había surgido el héroe.

El monumento de la plaza es más antiguo, data de 1927 y también fue costeado por ellos, siendo, éste, el primero erigido en España.

El museo de Simón Bolivar en la Puebla no sólo está dedicado a él sino a la historia  medieval de Vizcaya. No lo visité, me sentía bastante agobiada.

Bolibar desde el año 1969 hasta el 2005, en el que recuperó su independencia, figuró como anexionada a Markina-Xemein. La primera referencia en la que se hace mención a la localidad es del siglo XI, sólo que entonces bajo el nombre de Molinibar.

.

.

He cruzado las puertas del Irurok  a las ocho y media  y he preguntado por Iñaki, no estaba por allí, pido un txacolí y con él, ha cesado la lluvia, me voy en busca del banco en el que, desde la noche anterior, sé que quiero escribir una carta. Son las nueve y diez cuando regreso al interior.

.

Tagged with: ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. María Camín said, on julio 15, 2010 at 8:44 pm


    La salida de Guipuzcoa y la entrada en Vizcaya o de Deba a Zenarruza


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: