El Camino No Elegido

Del exorcismo de los demonios interiores en Markina-Xemein

Posted in Camino de la Costa, Camino del Norte, de la memoria by María Camín on julio 14, 2010

.

Agus cerró el bar y yo le seguí, se detuvo delante del Sakris, levanté los ojos, vi un geranio rojo en una de sus ojivales ventanas. Tenía el aspecto de un palacio, quizá el de Ansotegi, inmejorable ejemplo de  arquitectura civil. En Markina, de refilón me había fijado la tarde anterior en otro de estos edificios, existen cinco palacios, además de la Casa Consistorial y tres casas torre. Fotografié luego la fachada posterior de la torre Antixia, una cabina de teléfono a su lado, y la ermita de Santa Ana y San Joaquín. Una mujer nos habló desde un balcón, una conocida de Agus, se sonríen entre ellos. Íbamos en busca del artista que hace volar las tejas. La tienda de decoración repoblada de maderas repujadas, da a dos calles. Y después de estos nos despedimos. Un perro negro como un tizón pasó a mi lado, andaba con correajes pero en soledad y con aspecto de vagabundo, tenía un aire sonámbulo, se pegaba al borde de la calle.

.

.

Me llamaron la atención unas puertas, parecían obra del mismo artesano local de la tienda de decoración. También un cartel del socialismo independiente. O más bien un tipo que, en blanco y negro, hablaba desde una fotocopia en la pared. Seguí deambulante pero me di cuenta de que yo como el perro daba pasos sonámbulos. La pena por la relación finalizada había regresado.

.

.

Unas calaveras me gritaron desde una pared. Markina y el arte callejero. La cruz gamada me espeluzna. El bombardeo podía querer referirse a Gernika, mañana la alcanzaría.

.

.

Me encontré con tres peregrinos descansando en un banco. Me preguntaron si era mucho lo que faltaba hasta Zenarruza. Les aseguré que no porque ayer, después de todo, así me lo había parecido. Tras pasar por la brutalidad de ese descenso del monte, me hice a la idea de que lo abrupto era demasiado, y lo suave relativamente poco.

.

.

Regresé a la cafetería donde había estado con Emilio y ambos habíamos conocido a Agustín Arrieta. Pedí un té, el estómago lo tenía revuelto. Traté de entablar una breve conversación con la camarera pero no se prestaba a ello, hice una llamada, fue corta. Luego me senté en una mesa y saqué de la mochila un saco cuyo interior  no había visto la luz desde meses antes. La última vez que ella lo tocó. Los arcanos tal y como ella los había colocado. Todos del revés menos tres. Les hice mostrarse al derecho, luego los barajé para mi misma y probé una suerte de juego. Es difícil de realizar pero a pesar de que no lo completé todo estaba en orden. El peregrino en mi mano antes de que pudiera levantar el Juicio pero el Juicio en su lugar propio, y eso se acercaba a la perfección  Eran las cinco en punto de la tarde, la hora en la que mueren los toreros. Por fin, un negro se mostró simpático conmigo y le señaló a su pequeña a la mujer que los retrataba. Volví a leer aquel mensaje recibido a la mañana y la indignación regresó. Necesitaba escribir una carta de duelo y quizá dejar que transcurrieran unos días. Luego todo resultaría más sencillo, como fue.

En el Norte del pensamiento la Sabiduría, lo sagrado femenino. En el Sur del sentimiento, la certeza del despertar espiritual. En el Este del comienzo del Camino, la Voluntad. En el Oeste del Objetivo, la Estabilidad. Mañana sería otro día.

.

Tagged with: ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. María Camín said, on julio 14, 2010 at 9:23 pm


    La salida de Guipuzcoa y la entrada en Vizcaya o de Deba a Zenarruza


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: