El Camino No Elegido

De los vivos y de los muertos en Zenarruza o del cielo y el infierno de Lázaro y Epulón

Posted in Ajeno, Camino de la Costa, Camino del Norte by María Camín on julio 13, 2010

Continúa así el texto de Iñaki García Camino, y por finalizar nuestra visita con él.

<<Completan el conjunto la casa del abad y de los canónigos, que cierran el patio por el Este y el Sur y que son sobrias edificaciones residenciales del siglo XVIII, y la hospedería, recientemente construida en el lugar que antes ocupaba el antiguo hospital al que se acogían los pobres y menesterosos del entorno, de lo cual es testimonio una lápida de 1532 conservada junto al ingreso occidental del monasterio, que representa, con trazos simples y arcaicos, la parábola evangélica del rico Epulón y Lázaro>>.

.

.

Yo esta lápida nunca llegué a verla. Evidentemente repaso estas letras con usted pero no las leí en el momento de la vida.  Anduve hasta el cementerio, estaba cerrado.

.

<<En aquel tiempo, Jesús dijo a los fariseos: Había un hombre rico que vestía de púrpura y lino, y celebraba todos los días espléndidas fiestas. Y uno pobre, llamado Lázaro, que, echado junto a su portal, cubierto de llagas, deseaba hartarse de lo que caía de la mesa del rico… pero hasta los perros venían y le lamían las llagas. Sucedió, pues, que murió el pobre y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. Murió también el rico y fue sepultado. Estando en el Hades entre tormentos, levantó los ojos y vio a lo lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. Y, gritando, dijo: “Padre Abraham, ten compasión de mí y envía a Lázaro a que moje en agua la punta de su dedo y refresque mi lengua, porque estoy atormentado en esta llama.” Pero Abraham le dijo: “Hijo, recuerda que recibiste tus bienes durante tu vida y Lázaro, al contrario, sus males; ahora, pues, él es aquí consolado y tú atormentado. Y además, entre nosotros y vosotros se interpone un gran abismo, de modo que los que quieran pasar de aquí a vosotros, no puedan; ni de ahí puedan pasar donde nosotros.” Replicó: “Con todo, te ruego, padre, que le envíes a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que les dé testimonio, y no vengan también ellos a este lugar de tormento. “Le dijo Abraham: “Tienen a Moisés y a los profetas; que les oigan.” Él dijo: “No, padre Abraham; sino que si alguno de entre los muertos va donde ellos, se convertirán.” Le contestó: “Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se convencerán, aunque un muerto resucite.”

Lucas 16, 19-31

Tagged with: ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. María Camín said, on julio 13, 2010 at 7:33 pm


    La salida de Guipuzcoa y la entrada en Vizcaya o de Deba a Zenarruza


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: