El Camino No Elegido

Las prestaciones del Irurok Jatetxea (Ziortza – Bolibar): comentándolo con su propietario

Posted in Ajeno, Camino de la Costa, Camino del Norte by María Camín on julio 12, 2010

.

Me he quedado a solas con Iñaki, que al tratarlo gana mucho como persona; le he preguntado, lo primero, por Agustín Arrieta; me ha confirmado que sería muy interesante un encuentro con él, para que me muestre aquello de lo que me habló; hagamos memoria, un lugar único en el Mundo -dijo éste.

He sellado el cuaderno, y he pagado por dos noches, una por adelantado, he insistido yo; los quince euros del importe de cada una incluyen el desayuno. Iñaki, aquí, me comunica que mañana es él quien me invita a cenar.

.

.

Me ha encantado su forma de hacerlo o expresarlo, porque, no sé si como vasco o vizcaíno, es peculiar como pocos hombres que se puedan conocer pero un encanto cuando va cogiendo confianza contigo. Él me explica que me vio así como muy desbordada, cuando crucé sus puertas con la mochila, que ya le había sucedido con unas peregrinas en otra ocasión. Yo le explico que uno deja de ser racional cuando se anda una jornada tan dura, que son minutos esa sensibilidad exacerbada, que luego te duchas y regresas a tu lógica pero que hay que ser considerado con el caminante que ha hecho el gran esfuerzo de llegar hasta su lugar, porque por el podómetro de Emilio, treinta han sido los kilómetros pero treinta del Camino del Norte, que no tiene que ver, esa garra del terreno y esa dureza, con la mayoría de las etapas del Camino Francés.

.

.

Yo primero le he escuchado, hemos visitado la cocina, el horno panadero, para los asados, de cabrito, cochinillo y cordero, a fuego con leña, que supera los doscientos grados de temperatura; un cochinillo tarda algo más de dos horas y media en hacerse. También hay una parrilla para las chuletas o costillas o lo que se quiera…

El lugar se llama Irurok Jatetxea, un caserío típico del siglo XVIII, en las faldas del Oiz, por completo reformado. Irurok, en vasco, son los tres -explica, porque ellos son tres hermanos, Iñigo, Jose Martín y Alberto, y son los han lanzado a esta inversión, han abierto al público hace dos años e Iñaki está un poco preocupado, porque no saben si podrán rentabilizarlo.

.

.

A la mañana siguiente haré la visita completa. La casa consta de una primera planta con un albergue con capacidad para treinta personas.

.

.

Y luego en la siguiente planta habitaciones individuales o dobles, creo entenderle que el precio ronda los cuarenta y cinco euros, siempre y cuando sea entre semana y con suplemento, supondría esto un sofá cama añadido, veinte euros más. Y luego está el apartamento, con cocina y cuna, para siete personas, con un alquiler de 140 euros al día pero que al dividirlo se obtiene el razonable precio de veinte por cabeza.

.

.

El Irurok, lugar ideal para la práctica de senderismo -dice Iñaki- está cercano a la costa, -nosotros la hemos perdido de vista al dejar atrás el puerto marinero de Mutriku- de Lekeitio, de Ondarroa… Iñaki y sus hermanos son los propietarios, también, del Irurok de Markina-Xemein, un bar de pintxos, y otro local de ambiente más joven, la friolera de treinta años en el negocio de la hostelería, y es entonces cuando se embarcan en esta aventura de dar un salto hacia la cocina, como una asignatura que tenían pendiente.

En el Irurok de Markina, precisamente, es a donde el caminante debe dirigirse, si por lo que fuera desea que Iñaki baje en su busca o puede llamarlo a su teléfono (651 70 75 56); también se está pensando este dueño lo de ofertar un servicio de transporte de mochilas desde Deba, o desde el albergue privado que a cinco kilómetros de esa localidad regenta una amiga. Dice que he hecho mal en no visitarlo, digo que en absoluto, que yo no he venido a hacer ninguna guía oficial del Camino, sino a ser los ojos del mío; y el mío, si ya has entrado en contacto conmigo, te das cuenta que es lo absoluto de la coincidencia. Yo voy dando con lo que existe, ni lo planifiqué ni lo buscaba, tenía que suceder, esa era esta vez la condición, y esos los parámetros de mi viaje.

.

Al final le he comentado que sólo hay una cosa que se echa de menos, y es una secadora de la ropa, que es  poca la inversión y facilita gran cosa la vida. Y en todo caso un lavadero en el exterior. Y luego una cosa que sobra, y es ese añadido de peregrino al menú,  por una cena que se valora en quince, que reconozco que puede ofendernos a algunos. Además está la posibilidad del plato combinado, ocho euros, y en todo caso los pintxos o el bocadillo.

.

.

Tagged with: ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. María Camín said, on julio 12, 2010 at 3:03 pm


    La salida de Guipuzcoa y la entrada en Vizcaya o de Deba a Zenarruza


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: