El Camino No Elegido

El barrio de Olazt y la iglesia de San Isidro

Posted in Camino de la Costa, Camino del Norte by María Camín on julio 10, 2010

.

Dos kilómetros y medio después, hemos seguido descendiendo por asfalto y hemos alcanzado Olatz, entorno rural, que se encuentra encajonado en el valle del mismo nombre, en zona kárstica, que es barrio de Mutriku y que, al margen del núcleo principal, dónde se halla ubicada su iglesia, se compone de un conjunto de caseríos dispersos.

Hemos perdido las flechas por un momento, Emilio se ha despistado, va demasiado pendiente de las indicaciones de su guía. Hemos tenido suerte y la taberna abierta al público nos recibe, caen algunas gotas, Emilio apuesta a que esto será transitorio, la contractura en mis cervicales me hace pensar que no, acertará él más conocedor de lo impredecible de la climatología.

.

.

A la puerta del negocio se detiene a intercambiar impresiones con aquel peregrino de la gorra que nos adelantaba procediendo éste de la carretera de Mutriku. Los dos confinados en sus guías. Yo queriendo desentenderme, trato de atravesar las puertas de la ermita de San Isidro que no ceden. De esta iglesia parroquial se hace mención desde 1781. En el interior podríamos admirar una tosca talla de un San Isidro labrador, patrono de los agricultores del mundo. La leyenda cuenta de él que en una ocasión su llanto hizo subir las aguas de un pozo y logró así rescatar a su hijo. No célibe, por tanto, y casado en el siglo XII con María de la Cabeza.

.

.

Son las once y media. Idurre tras la barra con una bonita sonrisa. Le pregunto por la procedencia del nombre, sin significado para ella, sólo, que no es poco, el mismo de la virgen de Mutriku. Esa ella quien me informa que cuando coronemos lo alto del collado es la muga entre Bizcaia y Gipuzkoa. Y me apunto a ese bizcocho relleno que se ofrece en la barra. Emilio en principio no pero después se anima y también pide que le sirvan una ración. Yo sólo voy a comerme la mitad, lo otro le pido, por favor, a la joven que me lo envuelva para el camino. Hasta Markina no habrá otro lugar.

.

.

Voy al baño, me adelanto y pago lo de los dos, qué decoración tan preciosa. Nos hemos sentado en una mesa del comedor, un matrimonio extranjero, también peregrinos, desayuna ahí mismo. Idurre nos lo ha sugerido.

.

.

Hablamos Emilio y yo de caminos, de rutas, de las montañas, de todas las veces que ha hecho picos y noches en éstas con sus hijos. Emilio trasmite cariño y se percibe en él eso tan manido de la <<buena gente>> pero no por manido menos auténtico, y por eso experimento un algo de melancolía por no haber tenido la fortuna de ser la hija de un hombre como él.

.

Cuando abandonamos el comedor tres ”peregrinos de fin de semana” están en la barra. Intercambia Emilio, entonces, unas palabras con ellos, yo no, salgo al exterior tras un seco saludo autista. Esos no me han gustado aunque no sabría decir por qué. Quizá algún tono, quizá el talante.

.

.

El monte Arno ante nosotros, es un macizo imponente, calizo. Pero esta mañana no tengo intenciones de dejarme impresionar. Sé todo lo que tengo que hacer, cualquier ascensión tomársela con relax. Pero digo esto y …

.

Tagged with: ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. María Camín said, on julio 10, 2010 at 12:28 am


    La salida de Guipuzcoa y la entrada en Vizcaya o de Deba a Zenarruza


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: