El Camino No Elegido

La excursión a la ermita de Santa Catalina, atalaya del Norte

Posted in Ajeno, Camino de la Costa, Camino del Norte by María Camín on julio 1, 2010

.

El sendero era un GR con marca roja y yo una excursionista con zuecos de descanso. A veces no pienso, lo cual me parece fantástico, una liberación de la mente pero la lección que se desprende de dejar de pensar, aunque sea por unas horas o días, puede resultar fatídica. Ya lo decía Leonardo: <<Quien poco piensa, mucho yerra>>. Voy teniendo que agarrarme a los matojos, no es meditar pero medito que menos mal que nadie puede verme así.  Retratar cementerios me gusta, éste lo tomo desde una altura privilegiada. Se vislumbra el final del Paseo de Pablo Sorozábal.
.
Nuestro Aquiles ha despertado la indignación del río Escamandro, llamado Janto por los dioses. Después de esto Atenea golpea a Ares con una piedra.
.
.
.
.
De repente, haciendo una pausa en la escalada, porque la pendiente es de tal calibre que voy asfixiada, dos puntitos comienzan a engrandecerse, son dos castellanos, que andan pasando unos días en una casa rural cerca de Itziar; él ha llegado corriendo hasta mí antes, pero corriendo, agitando los brazos como si fuera un pajarillo en sus primeros intentos de vuelo, en la misma espeluznante dimensión,  baja por el monte su intrépida ella. Así de guapos se los ve.
.
Nos encaminamos, usted y yo, hacia el caserío o barrio  de Egia, donde la atalaya nos espera.
.
.
.
.
Un montañero con un perro me sobrepasa. Luego en la ermita de Santa Catalina me hablará y tratará de explicarme un tramo crucial de la etapa de mañana, que me ahorraría, según él, bastantes kilómetros. Me lo señala localizando en la lejanía  frontones e instalaciones ganaderas pero luego, eso sobre la marcha, será difícil del recordar. También me explica que si Patxi quiere puede dibujarme un plano. No es  clave  pero le agradezco la samaritana intención.
.
.
.
.
Pronto se alcanza a divisar la ermita, no creo que, por lenta que hubiera sido la ascensión, sobrepasase los cuarenta y cinco minutos. Antes una casa que no parece ocupada,  yo por lo menos actúo como si no lo estuviera, hay una hormigonera en el exterior, sus habitantes deben estar acondicionándola, me planto en su patio. Preciosos pináculos, envidiable lugar. Menuda osadía guardándola un perro pero no fue así. Todo el resto de la senda está  vallado, y por tanto voy aprovechando esos palos, muchos se tambalean, son de ”mírame y no me toques”,  para ayudarme en el esfuerzo de darme impulso. Deben de tener una historia de largos años, por las bellas formaciones de líquenes, simbiosis entre alga y hongo, que se generan sobre ellos.
.
.
.
.
.
Imploraron Príamo y Hécuba a su hijo Héctor sus súplicas en vano. Itziar nos saluda desde su oriente
.
.
.
.
<<El Espíritu lleva en sí mismo su propia morada y puede llegar en sí mismo a hacer un Cielo del Infierno o un Infierno del Cielo>>.
.

JOHN MILTON

.
.
No sé cómo se sentirá Zuri, al enterarse de los planes de construcción, por parte del ayuntamiento, en esta su schekina mágica. Cuando a la noche nos habíamos estando contando  nuestras vidas, me dijo que era una lástima que no pudiera conocerlo, que ella, cuando necesitaba respirar y recargar pilas, subía aquí,  y buscaba una roca donde la energía era especialmente intensa. Me costó dar con ella, porque rodeando los restos de lo que pudiera ser la casa seroral, intimista eremita,  había alambres con espinos, así como en el resto del perímetro, pero me las ingenié para dar con un acceso, y permanecí sentada sobre ello en profunda paz, hasta que las gotas de lluvia me hicieron dejar de rememorarle a  usted y  regresar.
.
.
.
.
Un local social y un piso superior, para los antiguos propietarios que ceden los terrenos, es lo que se va a  edificar en este encantador entorno. De Santa Catalina documentos dan fe desde 1539. En la actualidad sólo en la festividad de San Juan se celebra  la liturgia.
.
.
.
Tagged with: ,

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. María Camín said, on julio 1, 2010 at 5:36 pm

    Excursión de Deba hasta la ermita de Santa Catalina y regreso por la peligrosa carretera nacional

  2. aquileana said, on julio 1, 2010 at 10:03 pm

    una travesía hacia tierras hondas, con invocaciones a héroes y dioses de Pericles… Enhorabuena por el viaje;
    Aquileana🙂

  3. María Camín said, on julio 1, 2010 at 10:20 pm

    Gracias por la visita. Ha construido usted un maravilloso espacio. Hacía largo tiempo que no la visitaba. Eso debo de arreglarlo y frecuentarla más🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: