El Camino No Elegido

Desde el estanco de San Pelaio en Zarautz, los ‘Apuntes de un peregrino’ (Mendi)

Posted in Ajeno, Camino de la Costa, Camino del Norte by María Camín on junio 20, 2010

Al frente del estanco Mariló, una señora estupenda.

.

.

Le pregunto si puedo remitirme el sobre con la dirección de su estanco por si se perdiera, en previsión de que no suceda lo del año pasado con el paquete con las sandalias de Burgos, el que envié desde Astorga, acepta encantada y cuando saco a relucir mi moleskine viajero, le he explicado que soy caminante, me habla maravillas de un diario peregrino de un pintor local, y me deja, durante unos minutos, al cargo de su negocio, para correr a su casa a buscarlo.

.

Los apuntes de un pintor peregrino: Juan Luis Mendizabal

.

Me planto en la puerta y no permito que los tres clientes que asoman pasen de ahí, son cuatro minutos sólo.

.

Dedicatoria de Oteiza en los apuntes de un peregrino

.

Mariló tiene que irse a las diez, falta nada para eso, llega una empleada a cubrir su puesto, es la hora de su gimnasia, me ofrece tomar un café después, a las doce y que dejé mi mochila a resguardo en su estanco. Estamos viendo juntas la obra de Juan Luis Mendizabal, Mendi, que yo fotografío -maravillada- página por página, pensando en que desde mis limitadas posibilidades la daré a conocer; es todo muy rápido y las imágenes de sus letras, muchas, no tienen nitidez. Me siento desbordada en ese momento, por la increíble acogida que estoy experimentando en este Camino del Norte que he emprendido. Imposible no hacerle a Mariló otro de mis regalos inmateriales. La empleada, tan encantadora como ella misma, aunque insisto, no me quiere cobrar los más de dos euros que son el importe de mi primera carta. Ha sido un detalle de Mariló, que antes de dejarme me orienta sobre cómo encontrar a Mendi, que pasea cada mañana por la playa, en una postura reconocible y con su perro, del que me asegura que estará encantado de intercambiar sus impresiones conmigo. Zarautz no ha resultado ser en absoluto las sensaciones que recibí al presenciarlo desde el Talaimendi. Eso demuestra lo equivocado que puede estar uno al emitir juicios sólo por las meras apariencias. Bien es cierto, que a otro viajero, no acostumbrado a la costa y al mar, su imponente arenal de más de dos kilómetros, conocido por <<la reina de las playas>>, el más extenso del País Vasco, y uno de los más largos del Cantábrico, paraíso de los que adoran cabalgar el mar, para muchos, aquí, todos los años, en el mes de septiembre se celebra un campeonato  del Mundo de surf, debe resultar ser tierra de jauja pero yo estoy demasiado acostumbrada a arenales más bellos, e incluso en paseos más hermosos. Zarautz despertó la atracción de la aristocracia a raíz de que la reina Isabel II lo elegiera como destino de verano, lo cual fue determinante para su vocacional inclinación turística.

.

He de añadir aquí el siguiente artículo aparecido en el diario vasco:

.

El diario que el pintor Juan Luis Mendizábal (1928), más conocido como Mendi, pintó y escribió durante el recorrido del Camino de Santiago en 1989 vuelve a ver la luz después de veinte años. Entonces, el artista nacido en Lekeitio aunque con un año se trasladó a Zarautz, echó en falta que los textos no fueran traducidos al euskera. Ahora, en la nueva edición en facsimil, se han incluido.

Leticia Eizagirre, de la galería Ispilu Arte, ha sido la encargada de llevar adelante el proyecto. «Yo tenía la primera edición, pero finalmente Mendi encontró en su casa el cuaderno original». Lo había guardado su mujer, fallecida hace un año, y el pintor lo encontró al revisar sus cosas. El hecho de que se publique en el año Jacobeo es pura coincidencia «aunque si así se pone de más actualidad mejor que mejor».

A la hora de definir ‘Nire Santiagorako bidea-Apuntes de un peregrino’, el título del pequeño libro, Eizagirre dice que «se trata de una pequeña guía con encanto». Mendi relata y pinta un camino en el que se fija en pequeños momentos. «Se siente atraído por la vida cotidiana. Para él todos los días resultan buenos. Si hace bueno porque hace bueno, si está nublado porque la luz es fantástica para pintar. A todo le encuentra su encanto».

Mendi recuerda los 25 días que tardó en recorrer la ruta como «uno de los mejores momentos de mi vida. Lo tengo muy claro. Mi generación ha vivido cosas terribles como la guerra y también algunas estupendas, y para mí el Camino de Santiago fue una de ellas». Este diario no estaba destinado a ser publicado. «Era para mí, para mis recuerdos, porque después de este viaje me entró la afición por andar y tengo muchos diarios». Pero finalmente le animaron a hacerlo. Para esta segunda edición no ha querido revisarlo, lo único que ha hecho es añadir algunos dibujos «desde la distancia del tiempo».

Mendi realizaba los dibujos con rotulador. La tinta traspasaba el papel del cuaderno y muchos textos se emborronaban o eran más complicados de leer. Así aparecen en el nuevo facsimil «porque hemos buscado que sea tal cual. Sólo ha cambiado la portada y hemos añadido la traducción al euskera». Se mantiene el saludo de su amigo Jorge Oteiza, que le llama hermano y alaba «esta creación estética y religiosa». Sí se ha introducido un pequeño texto del propio Mendi donde habla de los recuerdos que le acompañan: «La guerra del 36, el Perú, los pintores impresionistas, el Camino de Santiago y la música del mar».

‘Nire Santiagorako bidea – Apuntes de un peregrino’ es un retrato sociológico de las poblaciones y sus gentes hace veinte años. Por el camino encuentra oficios casi perdidos, iglesias cerradas porque no tienen sacerdote. También hace referencia a lo que él llama «etnias». Recoge que se encontró con maragatos; rubios y blancos en León; pequeños, cabezones y achinados en Palecia; castellanos morenos; gallegos rubios, normandos, moros y bretones.

«Esa ruta es un viaje gastronómico y artístico. El románico es la metafísica, te acerca a Dios. El gótico la espiritualidad. Del renacimiento me quedo con los arcos y del barroco con los órganos que encontramos. Luego están los paisajes y el cambio de luz. Había unos atardeceres y unos amaneceres espectaculares». Pero también es un viaje de camaradería: «Todos nos echábamos una mano. Creyentes y no creyentes. Había una comunicación que ahora no encuentro». En el epílogo de este cuaderno del viajero, Mendi recuerda dos poemas de San Juan de la Cruz y del Marqués de Santillana porque «hoy día, aún se puede ver -lo hemos visto- lo que estos poetas vieron hace tantos años».

TERESA FLAÑO

.

Tagged with: ,

10 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. María Camín said, on junio 20, 2010 at 11:39 am

    Con música celta de Orio a Zarautz a Guetaria a Azkizu, de la mano de Alasdair Fraser

  2. […] bonitas y a veces te juegan malas pasadas. ¿Pero lo has fotocopiado? Le cuento que fui al estanco de Mariló, que ella al ver mi cuaderno me dijo que me iba a enseñar otro, de un peregrino, que me lo bajaba […]

  3. […] Claro, pero te cuento mi problema. Y es que a las doce he quedado en pasarme por el estanco de Mariló donde me espera la mochila, para tomar con ella un café. Y Jon no ve en ello ningún inconveniente […]

  4. […] Costa, Camino del Norte, Diálogo, Historia on Junio 21, 2010 at 2:54 pm Nos encaminamos juntos al estanco de Mariló pero ya era tarde, no eran las doce como yo creía, sino la una, sólo que mi reloj estaba atrasado […]

  5. […] bonitas y a veces te juegan malas pasadas. ¿Pero lo has fotocopiado? Le cuento que fui al estanco de Mariló, que ella al ver mi cuaderno me dijo que me iba a enseñar otro, de un peregrino, que me lo bajaba […]

  6. […] bonitas y a veces te juegan malas pasadas. ¿Pero lo has fotocopiado? Le cuento que fui al estanco de Mariló, que ella al ver mi cuaderno me dijo que me iba a enseñar otro, de un peregrino, que me lo bajaba […]

  7. […] Claro, pero te cuento mi problema. Y es que a las doce he quedado en pasarme por el estanco de Mariló donde me espera la mochila, para tomar con ella un café. Y Jon no ve en ello ningún inconveniente […]

  8. […] encaminamos juntos al estanco de Mariló pero ya era tarde, no eran las doce como yo creía, sino la una, sólo que mi reloj estaba atrasado […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: