El Camino No Elegido

XENPELAR – el bertsolari que me acompaña en el camino hacia la paz

Posted in Ajeno, de la memoria by María Camín on mayo 30, 2010

.

Iya guriak egindu -transcribo- (todo está decidido); badegu zeñek agindu -transcribo- (ya tenemos quien nos mande); ez oraindik umildu -transcribo- (todavía no te humilles); alkarrengana bildu -transcribo- (uníos); gerra nahi duben guziya -transcribo- (y a todo aquel que quiera la guerra); berari kendu biziya -transcribo- (quítale la vida)… <<The Greek>> regresa, dice mi amigo que eres muy maja, que te lo diga. Ni caso hago. Ez naiz ni gerraren zale -transcribo- (no soy partidario de guerras)… ¿Me has oído? Le miro y ya ha sucedido antes, le veo perfecto para mi amiga la traidora. ¿Qué haces? Señalo a la pared y le indico el nombre de Xenpelar. Será un etarra -dice. baizik pakearen alde -transcribo- (sino partidario de la paz). Eso ha sido como lo del jamón o peor. Lo que evidentemente lo hace perfecto para la traidora de mi amiga. Siento, entonces, que tienen un nivel de consciencia parecido. Luego ocurre el descalabro pero lo que al apacible le constará serán mis verdaderas angustias. Una jovencita, la hija, que soporta las incoherencias de corriente alterna, de una madre con una mente parvularia. Sin ética alguna. Y un niño de ocho años al que esa mujer no saca de su cama, ¿y por qué? Porque no ha conocido a un hombre, con un par de pelotas bien puestas, que le haga el amor. Y ahí está <<The Greek>>, que por lo menos me transmite que las tiene. Les pido que me ayuden a traerla al camino; ella tendría que ponerse en contacto conmigo pero sólo más adelante, y sólo si ha tomado la decisión de encontrarse conmigo.

Algo me dijo que no lo haría. Y yo tomé aquel día mi decisión. Pero esperanzada, a causa del cannabis, lo reconozco, todavía trataba de conseguir un poco de ayuda del exterior. Sé que follar no arregla la vida de nadie pero si es con la persona adecuada… como a mí misma, podría ayudarle a ver la luz. Y lo del niño para mí era un dolor hondo. No sé cuántos juegos ha y habrá jugado con él pero sé que hay juegos incestuosos que vienen, en su vida, de muy antiguo, y que ella carece de ciertos límites y de algunas barreras morales importantes. Y no es que relaje sus principios, es que ni siquiera existen los principios. Sólo cosas muy absurdas, ocupan su cabeza, como que le preocupe sentarse en los váteres en los que nos sentamos los demás, o compartir habitación con algunos desconocidos; lo que hacemos, a diario, en el Camino. Pero como no hay calor en su cama, ha tenido que conseguírselo a costa de perpetuar de manera indefinida los miedos de su hijo; en vez de animarlo a encararlos cuanto antes, lo que haría cualquiera que contara con algo de buen juicio. Luego nos preguntamos por qué son tantos los cobardes que nos encontramos por el Mundo.

¿Que había tensión sexual, y de sobra, entre nosotros? ¿entre <<The Greek>> y yo? No lo voy a negar. ¿Que a mí, a estas alturas , me seduzca el hecho de irme a la cama con alguien de un nivel de conciencia diferente al mío? Pues no pero él creía que sí. Y al percibir la tensión sexual se sentía seguro al afirmarlo. Entonces, fue cuando nos desencajamos por primera vez; él me tomaba por otra, por una de esas que con soberbia dicen si no eres tú… cualquier otro me sirve. Pero no era eso; o era para alguien como quizá él, esa noche, como seguro la traidora de mi amiga. Le expliqué entonces que no nos veríamos más, que yo no partiría a la mañana con ellos, que el encuentro había comenzado, de manera fortuita, en la ciudad de donostiarra y que finalizaba ahí mismo, que yo caminaba sola, que ellos habían venido a estar juntos, que mi alma y mi cuerpo, mi todo, pertenecía a otro, o ese otro imperaba en ello; tanto da que da lo mismo. Y que yo amaba, ante todo eso, y que sí, que era una maestra para los asuntos físicos y espirituales del amor pero que mi corazón, en él la centinela, no se prostituía ni aceptaba a ningún otro que no fuera el elegido por el corazón. ¿Que no te gusta que sea tan radicalmente sincera? Ya pero ese es tu problema, no el mío.

Afortunadamente el Camino es el Camino, y el Camino que se realiza con un propósito bíblico, como era esta crónica de una muerte anunciada, suele acontecer. Y la profecía va a cumplirse. Yo, al menos, me liberaré.

Pero ¿y sus hijos? Supongo que en el Camino mismo se los encontrará, Ley de Vida.

Zeñek nai duen galde – transcribo- (si preguntan quien quiere la guerra); berari tira dale -transcribo- (a ese dispárale); bala bat sartu buruan -transcribo- (métele una bala en la cabeza); aspertuko da orduan – transcribo- (entonces cederá). Y como en ese instante si vi a alguien interesante, no era ningún niño, que me miraba, que había estado pendiente de nosotros, me acerqué a la otra esquina, a ”recitar” esta vez -siempre para compartirle a usted- algunos otros versos. No recuerdo de quién pero se escucha a <<The Greek>> preguntarme durante la grabación qué es lo que hago; estando a mis espaldas no podía verlo. Ven, vamos, y dócil salí con ellos por la puerta, sólo que, pasos más adelante, algo volvió a recriminarme que no me gustó. Y tal como había regresado aquellas veintiuna restantes lecciones a mi saco a media tarde, me solté de su brazo y me fui. No puedes ser así -me dijo. Claro – le respondí.

Tagged with:

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. María Camín said, on mayo 30, 2010 at 7:52 pm

    De Pasajes de San Juan a San Sebastián del día y la Noche

  2. […] XENPELAR – el bersolari que me acompaña en el camino hacia la paz on Mayo 30, 2010 at 7:48 pm […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: