El Camino No Elegido

Nocturno de ‘El Peine de los Vientos’ – Eduardo Chillida –

Posted in de la memoria by María Camín on mayo 30, 2010

.

La catedral del Buen Pastor estaba situada en el Ensanche de Amara, cerca o relativamente, obra de Manuel de Echave, neogótica de finales del siglo XIX, hubiera, también, querido visitarla pero ya atravesaba los jardínes de Alderdi-Eder y giraba en torno al carrusel y a su imaginario de animales circenses, carrozas y aeroplanos. ¿Podía existir algo más subyugante que esa luna alumbrándome? Lo hubo.

.

.

Seguí andando por el paseo de la playa, sin prisas pero con un rumbo imperturbable, que había sido fijado, desde un azimut asturiano, un mes antes, en un sofá. Y todo el tiempo me embargaba un sentimiento de protección, eso que hubo, que si tuviera que trasladársela al lenguaje de la sensación… resultaba hasta sobrecogedora; hay que presenciar el Sagrado Corazón iluminado en el Urgull, hay que experimentar esa necesidad o ese deseo de que a uno no le suceda nada malo, nada que amargue o ensombrezca la aventura que como patria de la esperanza remeda.

.

.

Estuve en la arena, no era un ruedo, la arena, las terrazas de la Concha desiertas, la bahía en calma, la isla, una silenciosa Santa Clara. Ondarreta.

.

CABARET POP

.

Paseo de Chillida, si estaba muy oscuro todo y el ambiente, a medias solitario, el Cristo tan lejano, intimidaba un algo. Pero mereció la pena. Lo que le hablé, lo que nos reímos, yo nocturnamente contándole, participándole una sonata vertiente de peripecias jubilosas y entre la cuerda  de la euforia, ulular, rugir de olas feroces que se estrellaban contra el aparte más oriental de la escultura y lo salpicaba todo el mar, incluso a mí. La melena ondeante pero me fui, quería estar en mi cama antes de las doce campanadas.

.

.

Tagged with:

9 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. María Camín said, on mayo 30, 2010 at 10:13 pm

    De Pasajes de San Juan a San Sebastián del día y la Noche

  2. […] Nocturno de ‘El Peine de los Vientos’ – Eduardo Chillida – on Mayo 30, 2010 at 10:08 pm […]

  3. […] casi tienen que irse. Trata él de contarle a ella algo gracioso. Ella le interrumpe para hablar de Chillida, su Tindaya es aquí incomprendida. ¡Ai ene! Sueños megalomaniacos -dice éste que no comprende […]

  4. […] casi tienen que irse. Trata él de contarle a ella algo gracioso. Ella le interrumpe para hablar de Chillida, su Tindaya es aquí incomprendida. ¡Ai ene! Sueños megalomaniacos -dice éste que no comprende […]

  5. […] casi tienen que irse. Trata él de contarle a ella algo gracioso. Ella le interrumpe para hablar de Chillida, su Tindaya es aquí incomprendida. ¡Ai ene! Sueños megalomaniacos -dice éste que no entiende […]

  6. […] a ver el ‘Peine de los vientos’, directamente, sabía que tenía una cita con él pero la cita llegó rozando la medianoche. Porque en Chillida yo buscaba la fuerza del […]

  7. […] a ver el ‘Peine de los vientos’, directamente, sabía que tenía una cita con él pero la cita llegó rozando la medianoche. Porque en Chillida yo buscaba la fuerza del […]

  8. […] casi tienen que irse. Trata él de contarle a ella algo gracioso. Ella le interrumpe para hablar de Chillida, su Tindaya es aquí incomprendida. ¡Ai ene! Sueños megalomaniacos -dice éste que no entiende […]

  9. […] a ver el ‘Peine de los vientos’, directamente, sabía que tenía una cita con él pero la cita llegó rozando la medianoche. Porque en Chillida yo buscaba la fuerza del […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: